Educando a Nuestros Hijos

El consejo que el Buda le da a los padres es directo: ayudar a sus hijos a convertirse en adultos generosos, éticos, responsables, hábiles y auto-suficientes. En el Discurso a Sigala (Sigalovada-sutta), el Buda enseña que los padres deben mostrar su compasión a sus hijos restringiendolos de la maldad, alentándolos a hacer el bien, proveyéndolos de una educación, apoyándolos a escoger una pareja adecuada y transladándoles la herencia en el momento adecuado.

El Buda ilustra como podemos enseñarle a nuestros hijos en el Discurso a Rahula en la Piedra de Mango (Ambalathhikarahulovada-sutta) enfatizando que la lección mas importante que les podemos dar es que toda acción tiene consecuencias y que antes, durante y despues de toda acción de cuerpo, palabra y mente debemos cultivar la introspección. Esto lo enseña el Buda a su hijo Rahula de siete años cuando descubre que dijo una pequeña mentira, a través de ilustraciones, con instrucciones practicas, invitándolo a reflexionar preguntándole, y con el ejemplo:

El Bendecido habiendo dejado un poco de agua en un cucharón (usado para lavar los pies) le pregunta al venerable Rahula: “Rahula, ves este poco de agua que sobro en el cucharón?”

“Si, señor.”

“Así de poca es la introspección en alguien que no se avergüenza de mentir deliberadamente.”

Tirando la poca agua que sobraba, el Bendecido le pregunta al venerable Rahula: “Rahula, ves como tire el poco de agua que quedaba en el cucharón?”

“Si, señor.”

“Rahula, así lo que sea que queda de introspección es tirado en alguien que no se avergüenza de mentir.”

Dándole vuelta al cucharón, el Bendecido le pregunta al venerable Rahula: “Rahula, ves como este cucharón esta de cabeza?”

“Si, señor.”

“Rahula, así lo que sea que queda de introspección es puesto de cabeza en alguien que no se avergüenza de mentir.”

Dándole vuelta de regreso al cucharón, el Bendecido le pregunta al venerable Rahula: “Rahula, ves como el cucharón esta vacío y hueco?”

“Si, señor.”

“Rahula, así lo que sea que queda de introspección es vacío y vano en alguien que no se avergüenza de mentir… Por lo tanto Rahula, debes entrenarte, ‘No mentiré deliberadamente ni siquiera bromeando. Que crees, Rahula: para que es un espejo?”

“Para reflejar, señor.”

“De la misma forma, Rahula, acciones de cuerpo, palabra y mente deben de ser hechas con una reflexión repetida. Cuando sea que quieras hacer una acción, debes reflexionar: ‘Esta acción que quiero hacer–me llevara a la aflicción propia, a la aflicción de otros o a ambas? Seria esta una acción no hábil, con consecuencias dañinas, con resultados dañinos?’ Si ese es el caso, este actuar es totalmente inapropiado para ti. Pero si reflexionas que seria una acción hábil con consecuencias placenteras, resultados placenteros, entonces esta tipo de actuar es apropiado para ti.

Written by

Director y maestro residente de Casa Tibet Guatemala.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message