Programa de Retiros

Una parte fundamental del proceso formativo de un estudiante de budismo es adquirir, además de un entendimiento intelectual, una educación contemplativa o meditativa. Así como las clases regulares ahondan primariamente en escuchar, y el programa contemplativo ahonda primariamente en reflexionar y meditar, el espacio de los retiros nos permite profundizar en todos estos aspectos pero sobre todo en adquirir mayor familiaridad con la práctica de la meditación.

Nuestro programa de retiros consiste de una secuencia de siete retiros, impartidos cada uno una vez al año por un maestro extranjero. Durante el resto del año organizamos retiros dominicales (cada quince días) y retiros de cuatro días (cada dos meses) para practicar intensamente aquello que se ha aprendido y reflexionado bajo la guía de nuestros maestros.

La secuencia de retiros es:

  1. Permanencia Serena
  2. Cuatro Establecimientos en la Recolección
  3. Los Cuatro Pensamientos Inconmensurables y la Intención Altruista
  4. La Vision del Camino Medio
  5. Yoga de la Deidad
  6. Post-Tantra
  7. Yoga de los Sueños

El siguiente retiro que ofreceremos sera Yoga de los Sueños, parte 2 con Marco Antonio Karam el 20 de enero del 2017.

Permanencia Serena

El cultivo de la atención y la concentración (shamata) es una de las características más importantes de toda la práctica Budista. Firmemente basada en la disciplina ética, se le reconoce universalmente dentro del Budismo indio y tibetano como un prerrequisito indispensable para lograr que la meditación analítica (vipashana) pueda purificar la mente de manera irreversible, descubriendo nuestra naturaleza Búdica. Mientras exploramos la teoría y práctica de la atención y la concentración durante este retiro, descubriremos que no se trata tan solo de mantener en balance nuestra atención, libre de excitación o sopor, sino que implica también el balancear nuestras emociones y percepciones. En pocas palabras, el cultivo de la atención y la concentración incluye una amplia gama de prácticas diseñadas para llevar al practicante a experimentar extraordinarios estados mentales caracterizados por la claridad y la tranquilidad. Es solo gracias al cultivo de este tipo de practicas, a menudo consideradas erróneamente como “elementales”, que podremos obtener resultados reales al llevar a cabo prácticas mas avanzadas.

  1. Enfocando la atención en la respiración
  2. Asentando la mente en su estado natural
  3. Shamata sin signo

Cuatro Establecimientos en la Recolección

Un mensaje central de las enseñanzas del Buda es que la mente es purificada de sus aflicciones mediante el cultivo integrado de la tranquilidad mental (Śamatha) y la introspección contemplativa (Vipaśyanā). Empezando por el nivel más burdo y siguiendo hasta el nivel más sutil, este es vipashyana en su sentido más puro, y nadie lo enseña mejor que la tradición Teravada. Los temas centrales de esta práctica son: penetrar la naturaleza transitoria y momentánea de todos los fenómenos condicionados, explorar la naturaleza del sufrimiento y sus verdaderas causas, y reconocer todos los fenómenos como eventos interdependientes, desprovistos de cualquier “Yo” o “mío” intrínseco.

 Específicamente durante este retiro atendemos la naturaleza de las siguientes cuatro esferas de nuestra experiencia inmediata: el cuerpo, las sensaciones, los estados mentales, y los objetos mentales. Conforme investiguemos la naturaleza de estas características de nuestra existencia, exploraremos la naturaleza misma de la identidad humana y la posibilidad de la libertad. Un tema central será el cultivo de la atención plena pura, en la cual poco a poco iremos distinguiendo entre los fenómenos presentados a nuestros sentidos y nuestras proyecciones conceptuales que imponemos sobre la realidad.

Estas prácticas son enseñadas en el discurso del Buda acerca de este tema, tal y como está registrado en el Pali Canon, el sutra de este nombre en el Canon Tibetano de las enseñanzas del Buda, el Tesoro de Conocimiento de Vasubandhu, el Ornamento de Realización, atribuido a Maitreya, y el Compendio de Prácticas de Shantideva. Estas prácticas pueden llevar a la realización de la naturaleza búdica.

Los Cuatro Pensamientos Inconmensurables y la Intención Altruista

S.S. Dalai Lama ha comentado con frecuencia que la esencia de la práctica espiritual es el cultivo de un buen corazón. Son tan importantes las prácticas de meditación de quietud, y las introspectivas como lograr un balance entre estas prácticas y el cultivo del altruismo. En este retiro, se enseña una secuencia de meditaciones encaminadas hacia el cultivo de los “Cuatro Inconmensurables”, es decir, de la amabilidad amorosa de la compasión, del gozo ante las cualidades de otros seres, así como de la ecuanimidad. De esta manera, estaremos trabajando con meditaciones como “Tonglen”, y la “Bodhichitta”.

La meditación budista no sólo se trata de aquietar la mente o centrarse; tiene que ver con remodelar radicalmente nuestra visión de la realidad, nuestros valores y nuestra forma de vida. De esta manera, mientras las enseñanzas budistas nos alientan a invertir más tiempo en prácticas solitarias que nos llevan a la quietud mental, la práctica de los “cuatro inconmensurables y la bodhichita” nos trae de regreso a la vida, a la cotidianeidad, y a el mundo activo en donde estamos constantemente interactuando con otros seres. Este retiro consistirá de enseñanzas y meditaciones guiadas, las cuales podrán beneficiar a cualquier persona que desee explorar su capacidad de experimentar el amor incondicional y la compasión.

La Vision del Camino Medio

Al igual que las dos alas de un pájaro, el amor y el entendimiento trabajan en cooperacion para el logro de la iluminacion. Cada uno de nosotros posee la capacidad de tener una vida feliz y significativa, pero la llave para hacer realidad este objetivo es el auto-conocimiento. Durante el retiro, el profesor Hopkins nos mostrara como reconocer y eliminar las nociones equivocadas de nosotros mismos e involucrarnos con el mundo desde una perspectiva mas realista y amorosa.

En este retiro se enseñan practicas meditativas para paso a paso romper con nuestras falsas suposiciones e ideas para ver el mundo tal y como existe en realidad. Al dirigir nuestra atencion a la falsa fachada que tanto confunde a nuestros sentidos y pensamientos, sentamos la base para descubrir la realidad detras de las apariencias. El reconocimiento que los fenomenos estan ausentes de esta falsa fachada se refiere al entendimiento de la vacuidad. El vacío representa el tema central de la filosofía y práctica del Budismo. Se refiere a la naturaleza última de todos los fenómenos ausentes de identidad inherente, permanencia e independencia. Su comprensión es indispensable y sinónima de la consecución de la budeidad o el despertar espiritual.

Yoga de la Deidad

En este retiro, se guía al estudiante a través del ritual meditativo del yoga de la deidad–el proceso distintivamente tantrico en donde los yogis se visualizan a si mismos en la forma del cuerpo divino de la deidad como una manifestación de la sabiduría compasiva. Las técnicas especiales del yoga de la deidad para el desarrollo del corazón, mente y forma física de un Buda serán presentados en una serie coherente de ejercicios meditativos.

Post-Tantra

Según algunas escuelas de budismo tibetano y Bon, la Gran Completitud (dzok-chen) es el estado pristino natural o la condición natural de cada ser sensible, incluidos todos los seres humanos. la Gran Completitud (dzok-chen) es la enseñanza central de la escuela Nyingma y es considerado por ellos como el camino definitivo y mas elevado hacia la iluminación. Nuestra naturaleza última se dice que es la conciencia pristina toda-abarcante. Esta “mente fundamental” no tiene forma propia y, sin embargo, es capaz de percibir, experimentar, reflejar, y expresar todas las formas. Lo hace sin ser afectada por las formas de una manera final y permanente.

En este retiro, se guia al estudiante en la distinción entre la mente erronea y la mente fundamental. El tema principal sera la iluminación primordial en la luz clara basal, la sabiduria prístina auto-surgida. Se hara hincapié en la introduccion e identificacion de la mente fundamental en una experiencia directa a través de las instrucciones quintaesenciales del lama.

Yoga de los Sueños

Por siglos, individuos alrededor del mundo han reportado experiencias de sueños lúcidos en donde se saben concientes mientras sueñan. No obstante, tan solo hasta hace 30 años, cien años después del inicio del estudio científico de la mente, no existía evidencia científica alguna entorno a la posibilidad de desarrollar conciencia durante el sueño, mientras que la mayoría de los psicólogos y neurofisiólogos se encontraban convencidos de que los sueños lúcidos eran imposibles. Existían también razones psicológicas de sustancia para defender esta postura: ¿Cómo puede alguien estar despierto y dormido al mismo tiempo?

La moderna investigación científica del sueño lúcido establece una marcada distinción entre el estado de vigilia y el del sueño, y ha desarrollado métodos prácticos orientados a la inducción de la lucidez, principalmente la habilidad de reconocer que nos encontramos soñando mientras soñamos. La antigua tradición contemplativa budista de la yoga del sueño, señala las profundas similitudes que existen entre el estado de vigilia y el del sueño, invitándonos a desarrollar la lucidez en todo momento. El despertar absoluto a la naturaleza de la experiencia es el ser un Buda, alguien por definición: “despierto,” y esta es la meta ulterior de la yoga del sueño.

Tanto el budismo como la ciencia se encuentran de acuerdo al afirmar que lo visto, oído y las sensaciones táctiles que tenemos del mundo, si bien parecen existir ahí afuera, independientes a la percepción que de ellos tenemos, en realidad existen en dependencia o relación a la conciencia perceptual que los designa e interpreta. En añadidura, el budismo sostiene que la masa, energía, espacio y tiempo son concepciones de la mente humana y tampoco poseen existencia separada de la conciencia perceptual que los designa, de la misma manera que los sueños que experimentamos por la noche. Todas las apariencias existen en relación a la mente que las experimenta, así como los estados mentales surgen relativos a los fenómenos experimentados. Vivimos en un universo participativo, carente de sujetos y objetos absolutos. Así, la Yoga tibetana del sueño, es el resultado del reconocimiento de la naturaleza ilusoria del estado de vigilia y el de los sueños.

Durante este retiro, el cuarto en el ciclo de entrenamiento del “Camino del Diamante”, presentaremos la relación que existe entre la visión del camino medio, el sueño lúcido y la yoga del sueño, incluyendo sus áreas complementarias como divergentes. A su vez, nos involucraremos en las prácticas diurnas y nocturnas de la yoga del sueño, intercalando el aprendizaje con enseñanzas, meditación y periodos de discusión.