Iluminación—La Meta en el Budismo: Que es Vivir Plenamente

La palabra sanscritica “buddha” dentro de la tradición budista es una adjetivo que describe el estado que Siddharta Gautama, el fundador del Budismo, alcanzó. Para los budistas él no es un objeto de adoración. No buscaba devotos ni seguidores, sino colegas. Después de alcanzar este estado de budeidad, traducido literalmente del sánscrito como iluminación, él comparte con sus discípulos la metodología para que ellos también alcancen este mismo logro. Los tibetanos traducen la palabra “buddha” como “sangs rgyas”, que expresa bien lo este estado implica. “sangs” tiene la connotación de eliminar y “rgyas” tiene la connotación de expandir. Literalmente un buddha es aquel que ha eliminado todas las emociones aflictivas de su mente (como el odio, resentimiento, apego, envidia, celos, arrogancia, etc) y ha expandido todo lo virtuoso (como el amor, compasión, ecuanimidad, sabiduría, etc.).

  • Un ser ordinario es esclavo de las emociones aflictivas, por ejemplo el enojo toma control de él. Un buddha actúa libre y espontáneamente.
  • Un ser ordinario se deja engañar fácilmente por las apariencias, por ejemplo cuando esta triste ve el mundo mas sombrío de lo que en realidad es y creyendo que el mundo realmente existe así de negro se deprime. Un buddha posee la sabiduría que ve las cosas como en realidad son, por lo que no tiene una visión distorsionada de la realidad.
  • Un ser ordinario actúa egoístamente; buscando solo su propia felicidad encuentra constantemente sufrimiento. Un buddha actúa altruístamente; buscando la felicidad de otros, encuentra su propio bienestar.
  • Un ser ordinario se relaciona con otros de una forma sesgada; solo ayuda a aquellos por los que siente apego, daña a aquellos por los que siente aversión, y es indiferente con los extraños. Para un buddha las categorias de “amigo”, “enemigo” y “extraño” son ficticias y fabricadas; posee la ecuanimidad de sentir el amor, el deseo que el otro sea feliz, y compasión, el deseo que el otro no sufra, con la misma intensidad por todos los seres sensibles.

A estas extraordinarias cualidades en potencia se les llama la “naturaleza budica” y todos los seres ordinarios la poseen ya que la mente por naturaleza y es luminosa y no contaminada. Porque los seres ordinarios no reconocen que este extraordinario potencial esta dentro de ellos, no voy a decir que la naturaleza budica esta “muerta” en ellos pero si diría que esta dormida. Son como una persona pobre que no sabe que enterrado debajo de su casa hay un maravilloso tesoro, y buscando constantemente afuera aquello que espera que le de paz, seguridad, estabilidad y bienestar, no sabe que ya adentro tiene todo lo que necesita. En un buddha estas cualidades se manifiestan activamente por el beneficio de otros, y así vive plenamente.

Written by

Director y maestro residente de Casa Tibet Guatemala.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message