La Importancia de la Gratitud hacia la Madre

Desde la perspectiva budista darle su lugar a la madre a través de una profunda gratitud de su extraordinaria bondad es un cimiento fundamental para tener relaciones interpersonales sanas y balanceadas. Ella es un modelo para el cultivo de amor y compasión autentico, que es la base de la tolerancia y la paz.

Reflexionemos: Ella me concedió un cuerpo que es el soporte para una vida auspiciosa a través del cual puedo progresar espiritualmente. Ella me sostuvo en su vientre por un largo tiempo. Cuando sentía molestias por el peso que llevaba dentro que hacia que su cuerpo fuera difícil de mover en vez de enojarse concentrándose en el dolor se deleitaba pensando en lo grande y fuerte que era su hijo. Cuando me dio a luz sufrió grandemente. Luego cuando era indefenso, un recién-nacido, ella se preocupaba constantemente de mi bienestar valorándome mas que incluso su propio cuerpo. Me sostuvo de la mejor manera que pudo. Me limpio mis heces y mis mocos. Me dio de su propia leche. Que dependiente era de ella. Si me hubiera descuidado incluso por una hora pude haber muerto. Cuando tenia hambre y sed, me dio comida y bebida; cuando tenia frio, ropa. Lo que me dio no fueron cosas que ella obtuvo fácilmente sino que a través de grandes sacrificios.

La cruda realidad es que nuestras madres tenían que estar pendientes de nosotros casi 24 horas al día. Cuando llorábamos a media noche ella se tenia que despertar. Esto es duro para la madre porque el hijo la priva de su propio tiempo. Ella es torturada en su relación con el hijo; aunque ame a su hijo, es valido aunque sea duro de aceptar, que a veces ella lamente que su hijo le ha quitado la poca libertad que alguna vez tuvo. Hay que comprender que es difícil estar con cualquiera que sea tan demandante. Pero lo importante es que sin importar que tan dura haya sido su situación, nunca nos abandonó. Y como devolvemos esta bondad? Somos malagradecidos pensando: “Culpa de ella nací, ahora que se aguante!” Somos rebeldes y nos sentimos manipulados pensando: “Solo por que es mi madre ella cree que puede controlarme!”

Es fundamental que erradiquemos esos sentimientos mezquinos de nuestro corazón reflexionando una y otra vez en la bondad de nuestra madre hasta reconciliar nuestra relación con ella. Después de apreciar una y otra vez su bondad intencional y no intencional, nos nacerá gratitud—el sentimiento que debemos devolver esta bondad. Gratitud hacia otro no es hacer todo lo que el diga ni estar bajo su control. Es cultivar un genuino deseo de su bienestar a largo plazo. Con base en la gratitud nos nace el amor y la compasión, el deseo que la otra persona pueda ser feliz y dejar de sufrir.

El Budismo cree en el renacimiento—que después de morir volvemos a nacer en otro cuerpo y que ya hemos renacido incontables veces en el pasado. En que tipo de cuerpo y donde renaceríamos en la siguiente vida depende de las acciones que hacemos, las actitudes que tenemos y los hábitos que cultivamos.  Los que aceptan el renacimiento pueden utilizar la reflexión de la bondad de las madres para extender la gratitud, amor y compasión a todos los seres. Si he renacido un numero incontable de veces, cualquiera pudo haber sido mi madre en una vida pasada y en esa vida me cuidó con incondicional amor, y por eso ahora le estoy agradecido. Actualmente tenemos un sesgo de sentir únicamente amor por aquellos que ahora siento cercanos y siento animosidad por aquellos que ahora siento lejanos. Reconociendo que en algún momento en el pasado ha habido cercanía con todos los seres, podemos eliminar este sesgo. Así utilizamos el modelo de la madre para el cultivo de un amor y compasión ecuánime en el Budismo.

Written by

Director y maestro residente de Casa Tibet Guatemala.

1 Comments to “La Importancia de la Gratitud hacia la Madre”

  1. Alejandra says:

    Buen día,

    ¿Qué pasa cuándo la madre fue ausente o descuidada? ¿Cómo se abordan estos casos?

    Gracias

Leave a Reply

Message