Reconciliando las Relaciones Fracturadas

El autentico bienestar solo puede estar presente cuando nos relacionamos de una forma sana con nosotros mismos y nuestro entorno. En las relaciones fracturadas y conflictivas todos pierden ya que son incomodas y molestas para todos. En una pelea nadie gana; incluso el que es mas habil para herir al otro no se disfruta estando en un estado mental de ira y malicia.

En especial, padecemos de tres tipos de relaciones fracturadas: con uno mismo, con nuestros seres queridos, y con aquellos con los que tenemos dificultades. Los tres tipos de relaciones debemos de sanar a travez de la reconciliacion.

Reconciliarnos con nosotros mismos es aceptar nuestra situación actual para poder realistamente ver hacia el futuro. Hay aspectos de nosotros o nuestra vida que no podemos cambiar o que no dependen de nosotros. Para que criticar, quejarnos, alterarnos o molestarnos por ellos? Aceptemolos como parte de nuestra realidad. Hay aspectos de nuestra vida que si están en nuestras manos. Aceptemos con responsabilidad que nuestras actitudes y nuestras acciones están constantemente moldeando nuestra propia experiencia del entorno y están teniendo un impacto en los demás y en el ambiente. Si nos habituamos a actuar destructivamente, nuestra mente estará entorpecida por el enojo, nuestro impacto en otros será dañino, y experimentaremos situaciones difíciles y doloras. Si nos habituamos a actuar constructivamente incluso respondiendo amorosa y no violentamente ante la adversidad, nuestra mente estará en paz, nuestro impacto en otros será beneficioso, y experimentaremos situaciones conducentes y gozosas.

Cual es el origen de los conflictos con nuestros seres queridos? El responsabilizar a otros de nuestro bienestar. En nuestras relaciones le demandamos a otros que nos hagan felices! La realidad es que mientras no contemos con herramientas para una regulacion emocional efectiva, vamos a ser presas de emociones aflictivas como la arrogancia, el rencor, resentimiento, envidia, depresion, etc., vamos a sufrir y le vamos a echar la culpa al otro. Aceptemos a nuestros seres queridos como son y aceptemos que hacen lo mejor que pueden por nosotros. Pero ultimadamente, el unico responsable de nuestra sanidad mental, somos nosotros.

Cual es el origen de los conflictos con los que nos caen mal? El responsabilizar a otros de nuestro malestar. Cuando nos sentimos lastimados en una situacion, permitamonos ver la situacion desde todos los angulos. Examinemos como nuestra interpretacion y actitud de la situacion moldea nuestra experiencia. Incluso cuando alguien nos daña demonos la oportunidad de reconocer que esa persona no necesariamente es intrinsecamente malo. Actúa así porque esta confundido! Por su confusión esta buscando la felicidad dañando a otros y no esta conciente que esta cultivando las causas de experimentar sufrimiento en el futuro. Podemos sentir empatía porque nosotros también, presas de emociones aflictivas como el enojo hemos hecho cosas horribles de las que despues nos arrepentimos. En realidad no es esa persona el problema. El enojo es el problema! Esto no significa que no nos demos nuestro lugar o que no reaccionemos. A veces es necesario responder. A veces es necesario no responder! Una mente equilibrada tendrá la tranquilidad necesaria para saber distinguir la diferencia y responder mas apropiadamente que una mente ofendida, desesperada o resentida.

Written by

Director y maestro residente de Casa Tibet Guatemala.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message