Relaciones, Derechos y Obligaciones

El Buddha enfatizo en sus discursos que el camino hacia el florecimiento espiritual consiste de tres aspectos: 1) florecimiento social, 2) florecimiento psicológico y 3) florecimiento cognoscitivo. Es dentro del contexto del florecimiento social donde se desarrolla el tema de la ética. El Buddha enseña dos sistemas de ética complementarios: un sistema de ética individual basado en el agente y un sistema de etica social basado en derechos y obligaciones (mas sobre esto aqui: A Concept of Rights in Buddhism de Somparn Prompta).

El sistema de ética individual basado en el agente es el mas conocido y el que la mayoría asocia con el Budismo. En este se desarrolla el tema de las acciones, causas y efectos, llamado karma en sanscrito. La persona reflexiona sobre las consecuencias dañinas de las acciones destructivas y así evita las causas destructivas para no experimentar los efectos dañinos. Lo que establece los parámetros del comportamiento de un individuo es el impacto que las acciones tienen sobre el mismo como agente, no la reflexion sobre los derechos del otro y el hecho de que este violando sus derechos.

Es en el segundo sistema de ética budista, llamado por el Buddha como “la protección de las seis direcciones” donde el tema de obligaciones y derechos es desarrollado. El contexto de sus enseñanzas (en el Discurso sobre los Consejos a Sigalaka, Sigalovada Sutta) fue que en una ocasión cuando el Buddha vivía cerca de Rajagaha, se topó con un laico llamado Sigalaka que estaba presentando sus respetos a las seis direcciones (este, sur, oeste, norte, abajo y arriba). Cuando el Buddha le preguntó porque es que veneraba de esta manera, Sigalaka le responde que su padre le había pedido que venerara las direcciones y por eso es que todos los días honrando la petición de su padre veneraba de esta forma. El Buddha le aclara que asi no es como las seis direcciones son veneradas en la etica de los nobles. Cuando Sigalaka le pide que le enseñe la forma correcta, el Buddha le responde:

Joven, al abandonar los cuatro acciones impuras, un noble discípulo evita las acciones dañinas arraigadas en las cuatro causas y evita los seis formas de derrochar la riqueza. Asi, estas catorce cosas dañinas son eliminadas. El noble discípulo, ahora protegiendo las seis direcciones, ha entrado en un camino para conquistar ambos mundos, arraigados firmemente en este mundo y el siguiente. Cuando se disuelva su cuerpo despues de la muerte, ocurrira un buen renacimiento en un mundo celestial.

El Buddha luego elabora que las cuatro acciones impuras a abandonar son el dañar a otros seres, el tomar lo que no nos es dado, el comportamiento sexual inapropiado y decir palabras falsas. Las cuatro causas de las acciones dañinas son el descarriarse a través del deseo, aversion, delusion y miedo. Debemos evitar descarriarnos por estas cuatro causas. Las seis formas de derrochar la riqueza son el no hacernos conciencia a causa de andar 1) intoxicados, 2) deambulando las calles a horas inapropiadas, 3) habitualmente de fiesta, 4) apostando compulsivamente, 5) con mala compañía o 6) por pereza. Eliminar estas catorce cosas pertenecería al sistema ético individual basado en el agente que consiste en la reflexion sobre las acciones, causas y efectos.

Con este cimiento, el discípulo pone en practica el sistema de ética social basado en derechos y obligaciones. Esta presentación asevera que todos los individuos que vivimos en sociedad debemos relacionarnos con seis grupos de personas, las cuales el Buddha compara con las seis direcciones:

  1. Padre y madre como el este
  2. Maestros como el sur
  3. Esposa y familia como el oeste
  4. Amigos y colegas como el norte
  5. Trabajadores y sirvientes como abajo
  6. Ascetas y monjes como arriba

El Buddha explica claramente que para sostener y promover justicia social y orden, el papel que cada uno de nosotros juega en estas seis relaciones es un compromiso reciproco, que debe ser considerado como sagrado.

  1. El padre y la madre (como la dirección este) deben de ser respetados por sus hijos de cinco maneras:
  2. Habiendo sido cuidado y mantenido por ellos, cuidarlos y mantenerlos de vuelta
  3. Ayudarlos en su trabajo y tareas de la casa
  4. Mantener el linaje y las tradiciones familiares
  5. Comportarse como un digno heredero de la familia
  6. Realizar actos de mérito y dedicatoria de mérito en su nombre cuando hayan fallecido

El padre y la madre así respetados corresponden con compasión a sus hijos de cinco maneras:

  1. Enseñándoles a contenerse de realizar acciones destructivas
  2. Guiándolos hacia un buen comportamiento
  3. Proveyendoles de una educación
  4. Apoyandolos en escoger a una pareja apropiada
  5. Trasladando la herencia en el momento adecuado.

El maestro (como la dirección sur) debe de ser respetado por su discípulo de cinco maneras:

  1. Recibiendolo de pie
  2. Asistiendo regularmente a las clases
  3. Entusiastamente aspirando a aprender
  4. Atendiendolo debidamente
  5. Recibiendo su instrucción

Asi respetados, los maestros corresponden a los discípulos con compasion de cinco maneras:

  1. Entrenandolos en la etica
  2. Asegurandose que las enseñanzas sean entendidas claramente
  3. Instruyendolo en cada disciplina de conocimiento
  4. Alabandolo con amigos y colegas
  5. Preparandolo para que pueda afrontar todo tipo de situaciones

La esposa (como la dirección oeste) debe ser respetada por su esposo de cinco maneras:

  1. Dandole su lugar
  2. No haciéndola de menos
  3. Siendo fiel
  4. Compartiendo autoridad
  5. Dandole regalos

Asi respetada la esposa corresponde a su esposo de cinco maneras:

  1. Siendo bien organizada
  2. Siendo bondadosa con los parientes y sirvientes
  3. Siendo fiel
  4. Cuidando la riqueza del hogar
  5. Siendo habil y diligente en sus deberes

Los amigos y colegas (como la dirección norte) deben ser respetados de cinco maneras:

  1. Siendo generosos con ellos
  2. Hablándoles con palabras agradables
  3. Comportandonos de tal manera que sea beneficioso para ellos
  4. Siendo imparciales, apoyandolos en las buenas y en las malas
  5. Con lealtad

Asi respetados, los amigos y colegas nos corresponden compasivamente de cinco maneras:

  1. Protegiendonos cuando somos vulnerables
  2. Protegiendo nuestra riqueza cuando somos descuidados
  3. Siendo un refugio cuando estamos en peligro
  4. No abandonandonos en nuestras desavenencias
  5. Respetando a nuestros descendientes

Los empleados y sirvientes (como la dirección de abajo) deben ser respetados de cinco maneras:

  1. Asignándoles su trabajo según sus capacidades y habilidades
  2. Proyendoles de sus honorarios y prestaciones
  3. Cuidandolos cuando están enfermos
  4. Compartiendo con ellos las ganancias adicionales
  5. Dandoles suficientes vacaciones

Asi respetados los trabajadores y sirvientes corresponden compasivamente de cinco maneras:

  1. Estando dispuestos a comenzar temprano y
  2. Terminar tarde cuando sea necesario
  3. Tomando solo lo que les es dado
  4. Haciendo bien el trabajo
  5. Promoviendo una buena reputación de jefe cuando se da la oportunidad

Los ascetas y monjes (como la dirección de arriba) deben ser respetados de cinco maneras:

  1. Apoyandolos acciones bondadosas
  2. Apoyandolos palabras bondadosas
  3. Apoyandolos pensamientos bondadosos
  4. Con la puerta abierta y dispuestos a recibirlos
  5. Proveyendolos con los cuatro soportes (comida, ropa, albergue y medicina)

Asi respetados los ascetas y monjes corresponden compasivamente de cinco maneras:

  1. Enseñándonos a contenernos de realizar acciones destructivas
  2. Guiándonos hacia un buen comportamiento
  3. Asistiendonos con una mente compasiva
  4. Enseñándonos lo que no sabemos y debemos saber
  5. Clarificando las enseñanzas que ya hemos oído antes
  6. Mostrandonos el camino

Concluye el Buddha diciendole a Sigalaka que así es como cada dirección es protegida para volverla segura y en paz. Observando estos compromisos mutuos creamos una sociedad justa, pacifica y armoniosa.

Es justamente la reciprocidad de estos compromisos u obligaciones lo que hace que su contraparte sea un derecho. Por ejemplo, así como es un compromiso de un padre proveer una educación a sus hijos, así es un derecho de los hijos recibir una educación. Desde la perspectiva budista los derechos humanos mas que estar fundamentados en la naturaleza humana, están fundamentados en la naturaleza dinámica relacional de las personas entrando en contacto unas con otras. Esta interrelación entre personas esta bien articulada en la doctrina budista del surgimiento dependiente: ya que ningún individuo existe independientemente, debemos cuidarnos unos a los otros; cuidarnos unos a los otros significa el respetar sus derechos como la vida, la libertad y la seguridad (mas sobre esto aqui: Are there “Human Rights” in Buddhism de Damien Keown).

Written by

Director y maestro residente de Casa Tibet Guatemala.

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message